in

La historia de Capello, Suker, Mijatovic y el equipo del 96-97

La historia de Capello, Suker, Mijatovic y el equipo del 96-97

En el verano de 1996, el Real Madrid necesitaba urgentemente un héroe.

Acababan de registrar su peor resultado en la liga en 19 años y estaban listos para soportar una temporada sin competencia europea por segunda vez desde que comenzó.

Real había ganado la liga la temporada anterior, con Ivan Zamorano como máximo goleador en La Liga, pero 1995-96 los vio cojear al sexto lugar debajo del Atlético de Madrid, Valencia, Barcelona, ​​Espanyol y Tenerife. Como era de esperar, hubo estaciones de pánico en el Estadio Santiago Bernabéu.

Fabio Capello fue la importación gerencial de alto perfil convocada. El entrenador italiano había disfrutado de un gran éxito con el AC Milan la temporada anterior, llevándolos al título de la Serie A por ocho puntos, y se le dio un presupuesto de transferencia saludable para levantar a su equipo. rascarse y desafiar por el campeonato una vez más.

Para otros, la falta de fútbol europeo puede haber sido un factor notable de atracción de ausencias, pero el atractivo de uno de los clubes más exitosos del mundo obligó a sus objetivos de transferencia a firmar en la línea de puntos en sus nuevos contratos con el largo plazo firmemente en mente. .

Clarence Seedorf y Roberto Carlos fueron contratados desde la Italia natal de Capello a través de la Sampdoria y el Inter de Milán respectivamente, mientras que Predrag Mijatovic y Davor Suker fueron seleccionados como goleadores de La Liga de Valencia y Sevilla.

Agregue a Raúl, de 19 años, que ya tenía una temporada de 19 goles en su haber, y el Real Madrid se veía considerablemente más fuerte que al comienzo de la campaña anterior.

Mijatovic y Suker tenían experiencia previa de jugar juntos, ya que ambos participaron en el Campeonato Mundial Juvenil de la FIFA de 1987 para Yugoslavia, y la nación ahora inexistente ganó ese título en Chile.

Suker anotó tres goles en la fase de grupos, con Mijatovic anotando dos antes de anotar en la victoria de cuartos de final por 2-1 sobre Brasil. Suker se llevó los aplausos con un gol de la victoria en el minuto 70 contra Alemania Oriental en la semifinal, antes de anotar un penalti en la tanda de penaltis ganadora en la final contra Alemania Occidental.

Suker pasó a jugar para Croacia a nivel internacional desde 1992, pero el dúo ahora renovaría su asociación a nivel de clubes.

“Nos llevamos bien y estamos acostumbrados a ganar trofeos juntos”, dijo Suker el 4 de julio de 1996.

“Debieron pasar muchas cosas raras para que el Madrid no ganara la Liga. A mis 27 años quiero ganar varias copas de Europa”.

El Periódico de Catalunya predijo ese verano que el Real Madrid optaría por un 4-4-2, con Suker y Mijatovic capaces de liderar la línea como pareja, con la joven promesa Raúl jugando en los dos primeros o fuera el lado izquierdo.

En todo el país, el Barcelona se abalanzó y fichó a Ronaldo Luis Nazario de Lima procedente del PSV Eindhoven; esta iba a ser una temporada en la que las tarifas de transferencia y la potencia de fuego hablarían.

“Con nuestra inversión”, dijo a Efe el tesorero del Real Madrid Juan Onieva en octubre de 1996, “hemos ganado fuerte al Barcelona, ​​con la cuota que han pagado por Ronaldo, fichamos a Mijatovic, Suker y Seedorf”.

Pero por una mancha bastante significativa en el cuaderno de Mijatovic (se le vio escupiendo a Iñaki del Racing de Santander unos meses después de la temporada), Onieva parecía tener razón: Suker y Mijatovic se combinaron para marcar cinco de los seis goles del Real Madrid en un 6- 1 encaminamiento de la Real Sociedad en octubre.

Sin embargo, todavía quedaban interrogantes sobre Capello y sus importaciones. Para el 28 de octubre, Barcelona estaba cuatro puntos por encima de Los Blancos en la tabla, y el extécnico del Milan probó por primera vez la naturaleza de alta presión de su nuevo puesto.

“Queda mucho de la temporada liguera, mi equipo está en buena forma física y estoy contento”, razonó con cuidado Capello.

“No te preocupes por eso [the gap]”, agregó Mijatovic en una rueda de prensa. “Con la Liga tan larga y teniendo tres puntos por partido, lo único que hay que hacer es estar tranquilo”.

El exdelantero del Valencia, defendiendo la frialdad como la respuesta, luego perdió un poco la suya cuando se le preguntó sobre algunas de sus oportunidades perdidas en la portería frontal, y le dijo a un reportero que le preguntó si estaba fallando el objetivo a propósito que estaba «diciendo tonterías». .

Tanto Capello como Mijatovic sabían en lo que se estaban metiendo al fichar por el Real Madrid, pero uno parecía controlar mejor su temperamento que el otro.

Construyendo impulso

El Real Madrid seguía jugando un papel secundario en la tabla frente al Barcelona a principios de noviembre, con las sirenas mediáticas todavía sonando en sus oídos. Ronaldo tuvo 13 goles en liga en 13 partidos, mientras que Suker solo pudo ofrecer nueve en el mismo periodo.

Sin embargo, con El Clásico en el horizonte a principios de diciembre, Barcelona cometió un error. Los goles de José Mari y Guerrero aseguraron una victoria por 2-1 para el Athletic de Bilbao, con un gol en el minuto 25 del extécnico del Sporting de Gijón, Abelardo, que resultó ser solo un consuelo.

El Real Madrid no cometió ese error con una victoria por 4-2 sobre Valencia el mismo fin de semana, cuando Suker anotó un hat-trick y Raúl contribuyó con uno de los suyos, acumulando un impulso positivo antes del derbi.

Los hombres de Capello estaban en lo más alto de la tabla por primera vez en la temporada, una posición que su ambicioso equipo no pensaba abandonar en el corto plazo.

La semana siguiente, el Real Madrid logró una victoria por 1-0 sobre el Sporting de Gijón, manteniendo el ritmo en la cima de la tabla de la liga, mientras que el Barcelona dominó al Extremadura para ganar 3-0.

“La gente de la calle me ha pedido un 5-0”, proclamó Suker, en un intento de reunir a la tropa unos días antes de El Clásico. “Solo tengo que decir dos palabras; jugar y morir. No estoy asustado, sino más bien tranquilo. No tendremos problemas, nuestros jugadores saldrán a luchar hasta la muerte”.

Su compatriota Mijatovic tampoco rehuyó el centro de atención de los medios, a pesar de que su cuenta de goles se volvió insignificante junto con la de Suker de cara al título de seis puntos el 7 de diciembre.

“[Barcelona’s defence] es vulnerable y sé lo que tenemos que hacer para superarlo”, dijo crípticamente el delantero a los periodistas. “Sé qué movimiento necesito para anotar, pero no lo diré porque tengo que mantener algunas cosas en secreto”.

Tan secreto, de hecho, que solo debe habérselo contado a Suker. El dúo jugó un papel vital en un juego que definió la temporada.

En el minuto 24, Mijatovic aprovechó una floja defensa, ya que Roberto Carlos tuvo la oportunidad de lanzar un lanzamiento de falta desde la izquierda. Dos defensas se estiraron para alcanzarlo, pero en cambio, el balón cayó sobre Suker en el poste trasero, y el recluta de verano pudo clavar un maravilloso remate de media volea desde un ángulo cerrado.

Luego, justo después del descanso del medio tiempo, Clarence Seedorf controló bien en el centro del campo y recortó un pase tentador por arriba para que Mijatovic lo persiguiera. Se alejó de los centrales Miguel Àngel Nadal y Laurent Blanc y se levantó tranquilamente sobre Vítor Baía cuando el portero del Barça salió corriendo a su encuentro.

Después de 48 minutos, el partido terminó, sellando una brecha de cuatro puntos entre los dos grandes de España, lo que permitió al Deportivo superar a los Blaugrana y quedar temporalmente segundo.

Siguió una racha invicta de ocho partidos para el Real Madrid, alimentada por la frescura que aporta la falta de fútbol europeo entre semana, que llevó a Los Blancos a salvo a febrero con una ventaja de seis puntos sobre el Barcelona. Cuando finalmente perdieron 1-0 ante el Rayo Vallecano el 19 de febrero, el Barcelona los imitó al perder 2-0 en la carretera contra la Real Sociedad un día después.

Aguijoneado por una oportunidad perdida de anotar nueve puntos, Mijatovic calificó a los árbitros de «títeres» después de que se les negaran los penales contra el Rayo, mientras que el presidente Lorenzo Sanz lideró una guerra de palabras contra los árbitros y el presidente del Barcelona, ​​Joan Gaspart.

«Ellos [the referees], están consiguiendo lo que pretendía el señor Gaspart, que los árbitros nos perjudiquen”, dijo Sanz a Canal+. “Está claro que hay una campaña [against us] y vamos a tratar de descubrirlo en algún momento. Quizás los árbitros tienen miedo de dar un penalti, ya que se sienten presionados. Estamos pagando esa campaña contra Mijatovic”.

A la ‘crisis’ del Rayo le siguió una goleada por 6-1 al Real Oviedo, con otro hat-trick de Suker, y completando la goleada Mijatovic y Raúl. Toda la charla sobre conspiraciones se olvidaría, pero rápidamente se descubriría nuevamente con solo presionar un interruptor.

El revés del Clásico

El Espanyol fue aplastado a continuación, cortesía de un doblete de Raúl, con el Real Madrid manteniendo un récord del 100% en la cima de La Liga hasta el segundo choque de El Clásico a principios de mayo. Esta vez, Mijatovic no pudo participar en los juegos mentales necesarios para influir en el enfoque del personal de Barcelona, ​​y Luis Figo se robó el espectáculo.

El lateral portugués puso en el punto de mira a Roberto Carlos, y el lateral del Real Madrid no aguantó el constante escrutinio de la parte defensiva de su juego, cometiendo un penalti justo antes del descanso.

El desafío del brasileño sobre Figo apareció en la tercera página de la edición dominical de Mundo Deportivo, inmortalizando al lateral izquierdo tratando desesperadamente de hacer una entrada de recuperación después de recibir el lado equivocado de su hombre.

Ronaldo, aclamado como una pérdida de dinero en comparación con las importaciones del Real Madrid a principios de campaña, dio un paso al frente y falló un penalti por segunda vez en su carrera futbolística, pero Figo rápidamente le puso el rebote en bandeja, permitiendo el brasileño para ahorrarse los sonrojos.

Su gol número 32 de la temporada selló una victoria por la mínima y recortó la ventaja del Real Madrid a cinco puntos.

Con dos partidos por jugar, el Atlético de Madrid era uno de los dos obstáculos restantes para que el Real Madrid navegara con seguridad, y según Antonio Merino de El Periódico, sus vecinos “no querían jugar al fútbol”.

Mijatovic golpeó el poste después de 18 minutos, antes de que Raúl lograra abrir el marcador en el 36, elevando su cuenta de liga para la temporada a 21 goles. Los de Capello apretaron alto y forzaron su ventaja, con Fernando Hierro redoblando su ventaja a pocos minutos del descanso.

Tras el descanso, Mijatovic siguió con su telémetro de la primera parte y puso el 3-0, dejando completamente sin efecto un gol en el minuto 64 del exdelantero del Real Madrid Juan Esnáider. Los Blancos estaban jugando fútbol de “fiesta”, según Merino, terminando su título con estilo, pero ya se habían afilado los cuchillos para la expulsión de Capello.

El italiano se había peleado con el presidente Lorenzo Sanz, a pesar de lograr los objetivos establecidos, y ya había trazado su ruta de regreso a Milán, donde estaba listo para tomar el relevo una vez más en la campaña 1997-1998 de la Serie A.

“Siempre he sido consciente del potencial de este equipo”, dijo Capello a los periodistas después de ganar el título. “Merece crédito haber sido el primero [in the table] durante tanto tiempo, en una liga que dura tanto como esta.”

Desde el partido que precedió directamente a su victoria por 2-0 en El Clásico en diciembre, el Real Madrid se mantuvo en camino hacia su título con cierto estilo, manteniéndose en la cima de la tabla a partir de ese momento.

“Finalmente, se ha hecho”, suspiró Suker después del partido. “Lo dije al comienzo de la temporada liguera y ahora lo hemos hecho, este es el día más feliz de mi vida”.

Suker terminó con 24 goles, solo detrás de Ronaldo en la carrera por la bota de oro de la liga, mientras que Mijatovic finalmente acumuló 14.

Los dos delanteros habían ganado un trofeo junto con la selección juvenil de Yugoslavia allá por 1987, y una década después volvieron a hacer lo mismo en uno de los escenarios más grandes del continente. Los dos corrieron juntos hasta el banderín de córner en la celebración posterior al partido, agitando frenéticamente un escudo del Real Madrid ante los ultras y aficionados que ocupaban la grada sur ‘sur’ en total éxtasis.

El Real Madrid necesitaba un héroe. Da la casualidad de que terminaron con una gran cantidad de ellos. Y dos de ellos eran los mejores amigos.

Por Simón Harrison


LEE MAS: Un análisis forense del hat-trick de Ronaldo contra el Manchester United en 2003

PRUEBE UNA PRUEBA: ¿Puedes nombrar al máximo goleador de cada temporada de LaLiga desde 1990?

¿Te gustó?

0 Points
Upvote

Publicado por jucebo

Valentino Rossi, carrera de MotoGP en Emilia-Romaña, 24 de octubre

Una hilarante historia de Valentino Rossi: «¿Cómo puedes decirle a Vale que no confías en él?»

Ramiro Funes Mori se prepara para dejar Cruz Azul y regresar a River Plate

Ramiro Funes Mori ya tiene preparada su salida de Cruz Azul